Historias de hoy. El antihéroe

 

La importancia del antihéroe.
¿Sabes amor?
Hoy mi rincón
tiene tu olor.
Piel de animal.
Al fin
Amor.
Estás acá.
Por fin.
(Buenos Muchachos; -extracto de “Sin más”-)
(“Se pule la colmena”; Bizarro records 2011.)

 

Un profesional del volante, mecánico automotriz de oficio y que además ofrece su pericia particular de ser un gran conductor para hacer la parte del chofer en actos delictivos. Una madre jefa de hogar a cargo de un niño varón y un mundo voraz que se precipita cada vez más sobre la cultura infundada de la violencia de todo tipo de género. Estos son los ingredientes de éste thriller de acción, fácilmente interpretable, de rápida absorción que demuestra en la edición de sus títulos una estética retro -años 80-, la capacidad de reflejar situaciones actuales y competentes con una nueva forma de hacer cine.
Drive fue estrenada en el Festival de Cannes el 20 de mayo 2011, dirigida por el danés Nicolas Winding Refn. Nos ofrece un panorama bastante acertado o “realista” en la exposición de un mundo dónde la sobrevivencia es dura y su móvil motivacional es la obtención de riqueza; siempre y cuando salvemos la distancia con la situación particular del protagonista dentro de la diégesis: -mecánico y chofer experto-. Como una cacería en la cual el juego es que un grande se come a otro menos grande; y nunca se sabe quién es el mayor depredador de todos. Lo que se propone entonces es el abordaje de las últimas consecuencias sociales, que han producido las convicciones ideológicas del pasado siglo XX. Somos los protagonistas del holocausto, dónde cada uno es para sí mismo. “No hay ni padres, ni hermanos, ni amigos. Cada uno vive y muere por su cuenta. Solo. La barbarie ya no se encuentra fuera de la civilización, sino en su interior.” (Joan-Carles Mèlich; “El fin de lo humano”). El Holocausto es producto de la fundación de la sociedad Moderna -integrada por la burocracia y la tecnología- que se dio a la luz por las fuertes convicciones en ideologías que pugnaban por una concepción racional. Hoy la ciencia y la técnica dominan el espectro social.
Si bien los ejemplos cinematográficos pueden ser vastos; aquí como en tantas otras películas toda la historia está montada sobre el perfil del antihéroe, el personaje principal -Ryan Gosling- se vincula sentimentalmente con su vecina la que tiene a su cargo un hijo. Sin quererlo se topa con una situación desagradable para ella y para quien tiene a cargo, al ser una realidad que le rompe los ojos, decide tomar cartas en el asunto. Como ejemplo análogo propongo ver Un oso Rojo -Argentina; Dir.: Israel Caetano; 2002- dónde el personaje lucha para proteger a su hija a través de actos delictivos. Más alejado en el género y en el tiempo la
funcionalidad del antihéroe, -en este caso Ciencia Ficción- puede ser visto también en Blade Runner, -Estados Unidos; Dir.: Ridley Scott; 1982- dónde se muestra una visión un tanto apocalíptica del futuro de la humanidad, se plantea la cuestión del paradigma final de la ciencia aplicada a lo que hoy ya podemos vislumbrar en el hombre cyborg – mitad carne: componentes fisiológicos; mitad máquina: componentes computarizados-. Aquí la característica del héroe por error, se da cuando el protagonista que debe eliminar una lista de humanos-máquina que luchan por su libertad, se enamora de uno de ellos y opta por salvarla de sus obligaciones -su misión- con el sistema.
La fuerza de la acción radica en el factor sorpresa, parece ser que han descubierto que se puede alterar los sentidos del espectador y mantener su atención poniendo escenas de acción bruscas cada siete minutos aproximadamente -ver películas de superhéroes-. O también mediante un sonido anempático de fondo, puede ser un zumbido, que permanece de fondo mientras las escenas que se suceden le hacen saber de manera implícita al espectador que algo inminente está por suceder; aunque muchas veces después suceda o no -Ejemplo: “Batman: The Dark Knight”; Dir.: Christopher Nolan; 2008-. Otra forma, -la que en Drive se plantea- es la de la fuerza de la cámara lenta o ciertos momentos casi oníricos, o también psíquicos por los que parecen pasar los protagonistas, logrando de una forma contraria a la anterior generar el mismo efecto. Ante un estado de atención dotado de aparente apaciguamiento lineal: ¡PUM! La sorpresa, el cambio brusco. Relacionado intrínsecamente con el fenómeno automovilístico. La comodidad, el confort y la ausencia influencias del mundo exterior se cortan de un segundo para otro, llenándonos con todos los impactos de él. Como si tuviéramos un accidente propiamente dicho, como si todo lo que existe hoy fuera relativo y en realidad estamos cayendo precipitosamente hacia un abismo, ignotos de una situación que de un momento a otro se nos revelará. Metáfora que debería movilizarnos para saber si soñamos o si ya despertamos a la realidad.

Ilustración y nota: Andrés Capeluto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s